Cerrajeros de Barcelona

Una Buena Historia para un cerrajero de Barcelona

Yo soy un Cerrajero en Barcelona. Viajando por Centroamérica llegue a un pueblo de uno de sus países, le pregunte a un hombre muy singular con características vivarás de un aspecto tosco, su piel un poco golpeada por el sol, pues su jornal diario era vender lotería por las calles de aquel pueblo que visite. Un pueblo único con pinceladas y matices impresionante digno de un maestro de la pintura renacentista, simplemente era soberbio.

Me desvíe un poco de lo principal, pero solo volver a recordar me causa una sensación de felicidad infinita. Bueno la pregunta que le hice a esa persona era ¿cómo sé cuando una copia de llave es buena?. Se preguntaran porque le pregunte a un vendedor de lotería este tipo de pregunta, les explico, la gente me decía que él era el mejor cerrajero que había, pero que ya no labora en esa profesión, debido aun accidente que había tenido en el pasado donde había perdido su piernas y le impedía la movilidad para seguir desempeñando como profesional de la cerrajería.

A la pregunta, como sé que cuando una copia de llaves es buenas? El me respondió de una forma original y sencilla que me sorprendió!!!, me dijo: si funciona es buena, a lo que a continuación desplegó una grande y sonora carcajada, la sensación de felicidad que provoca su forma de reír contagiaba a lo que respondí con una breve sonrisa.

Posterior me dijo que el secreto de una buena copia está en el perfeccionamiento del manejo de la máquina duplicadora y del acabado manual que le da el cerrajero. Este hombre sencillo sentado en una silla de ruedas con la camisa semi abierta y sentado a la diestra de un árbol de Guanacaste. Me dio una lección de cerrajería y todo esto se resumía en cuidar los detalle del proceso de la copia de cualquier llave, ese era el éxito. Por eso es que dicen: "que más vale el diablo por viejo que por diablo".